Seguidores

martes, 2 de junio de 2015

Comerme a mi jefa



Sabía a lo que me arriesgaba, sin embargo me lancé. Entré en el despacho de mi jefa y dije:
- Quiero follarte.
Hubo un silencio que por un momento pensé se trataba de la fabricación de mi despido. En cambio, ella se levantó de la silla y me besó, ¡con toda la pasión!
Apoyó su culo al borde la mesa y entre ambos bajamos sus braguitas.
Lo que vino después fue algo increíble, lo que siempre había soñado: Adentrarme entre sus piernas y comerme a mi jefa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...